Clima en Salta

CON UNA SILLA, UN SALTEÑO IMPONE UN NUEVO MODO DE ENTENDER LA INDUSTRIA DEL DISEÑO

0


Compartí esta nota

Es Eutopía, la pieza del diseñador salteño Francisco Gómez Paz. Una obra que le permitió acceder al máximo galardón del diseño industrial  y con la que dejó en claro que gracias a las nuevas tecnologías, desde los márgenes de la industria del diseño se puede imponer tendencia.

Una vez más nuestra provincia es reconocida en todo el mundo por su potencial creativo, industrial y empresarial. Esta vez de la mano del diseñador Francisco Gómez Paz y la silla Eutopía. Una refinada pieza de madera de Kiri que con solo 1.800 gramos llega a soportar más de 100 kilos, una obra que le permitió recibir en Milán el máximo galardón del diseño industrial, el Compasso d’Oro. Desde el Dossier Web nos pusimos en contacto con el salteño para conocer cómo construyó el proyecto y qué busca comunicar con él.

“Eutopía cuenta la historia de un nuevo modo de ver el sistema industrial. Se imagina un mundo con un sistema industrial totalmente diferente”.

A escucharlo podemos presumir que para Francisco el logro fue transgredir los parámetros del mercado tradicional y demostrar que, desde una provincia ubicada en los márgenes de la industria del diseño, se puede imponer tendencias.

Eutopía es una de las sillas más livianas del mundo pesa solo 1.800 gramos y puede llegar a resistir más de 100 kilos. Su madera es de reforestaciones, no lleva clavos ni tornillos y solo necesita de encastres y cola. “Es una de las sillas más livianas del mundo. Estéticamente logró conjugar lógicas estructurales bastantes innovadoras, tiene gran resistencia y extrema liviandad”, explica su autor.

“Siempre vi la frustración que genera en los creativos no poder tener contacto con una industria que comprenda de diseño”.

Por ello con Eutopía desde hace más de tres años busca sostener que “con las tecnologías de la revolución 4.0 es posible desarrollar un proyecto de calidad que sea valorado por el sistema y la industria tradicional del mundo”

Fue la primera vez que una obra argentina obtuvo el reconocimiento internacional otorgado por la Asociación de Diseño Industrial desde 1950. La premiación del salteño inmediatamente despertó el interés de todo el país, muchos compararon el galardón con los Premios Óscar. “Donde existan personas creativas, ya sea Salta, Iruya o Mongolia, gracias a las nuevas tecnologías la creatividad va a poder ser”.

Al recorrer su historia profesional el diseñador recuerda que años atrás para que la creatividad florezca se necesitaban situaciones fértiles, sistemas complejos y tejidos industriales. “Yo sostengo y creo profundamente que esto puede cambiar. En este caso nos tocó ser la punta de un iceberg, de algo que en el futuro va a ir sucediendo más y más”.

Superar la grieta y mirar de Argentina hacia el mundo

Trabajando en varios proyectos en su taller de Salta y desde su espacio en Milán, el salteño asegura que “en la Argentina tenemos que comprender que las posibilidades están dentro de nosotros. Hay que dejar las luchas internas obsoletas. Afuera hay un mundo que está dispuesto a escuchar nuestros sueños y la prueba es esta sillita de manera hecha en el norte”.

La curiosidad como fuente creativa y un mensaje para las nuevas generaciones

“Yo soy extremadamente curioso, creo ser poseído por la curiosidad”. Para el salteño entender cómo funcionan las cosas desde lo micrométrico hasta lo macro es lo que le permite avanzar sobre su sinapsis creativa.  

A lo largo de la entrevista Francisco hizo referencia a las nuevas generaciones como protagonistas de una transformación industrial. Esto nos llevó a pedirle que construya un mensaje para los nuevos profesionales y creativos que asumen el desafío de la Revolución 4.0 “Sean curiosos atrévanse a soñar, el esfuerzo, la tenacidad, la constancia, la autodisciplina genera valor y virtudes. Yo sé que hay un mundo ahí afuera que hace creer que es todo lo mismo, que todo es igual. Pero no es así”.

Dossier Web


Los comentarios están cerrados.