Clima en Salta

¿Cuáles son los objetivos del censo económico obligatorio para empresas y personas jurídicas?

0


Compartí esta nota

El 30 de noviembre el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), dio a conocer que las empresas y personas jurídicas deberán someterse a un censo económico 100% digital hasta el 31 de enero, de lo contrario no podrán realizar trámites bancarios. Dossier Web dialogó con el economista Luis Kabbas quien contó los objetivos de la medida y las reacciones del empresariado. 

“El censo es obligatorio para todas las empresas, personas jurídicas y todo lo que sea autónomos y monotributistas. Se calcula que son más o menos seis millones de personas las que están alcanzadas que van a tener que completarlo”, explicó advirtiendo que la última vez que se realizó uno en el país fue en el 2004.  

“Ya pasaron varios años y la realidad es que es siempre importante tener las estadísticas actualizadas”, destaca. Luis reconoce que en la Argentina cuesta mucho responder esta clase de cuestionarios porque creen que después van a ser perseguidos, sobre todo  por AFIP, “pero  las estadísticas son de utilidad para saber cuál es la realidad de lo que está pasando con la economía y principalmente el censo tiene el objetivo de armar una demografía empresarial global del país, para ver las actividades  que son el motor económico en cada región y tener una mejor idea de lo que fue la evolución y desarrollo de los distintos servicios y productos”. 

Quienes están obligados a realizarlo lo podrán hacer desde la página de AFIP y se accede a través de la clave fiscal.  Esta es la primera vez que se hará 100% digital, el formulario que tendrá de 14 a 17 preguntas de acuerdo a qué tipo de ente económico se trate, una vez completado se entregará una cédula censal que le permitirá a esa empresa o persona poder hacer sus actividades  bancarias habituales. 

“Con esos datos el gobierno debería saber qué sectores necesitan ser reforzados y cuáles son los que traccionan las economías regionales”

“Entendemos que las preguntas están orientadas a saber dónde se realiza la actividad, qué tipo, cuál es el servicio o producto y tener una idea del tamaño de la unidad y nivel de facturación”, sin embargo destaca que existe un recelo en la gente en ser honesta con los números, la persecución y cargas fiscales son muchas y asegura son  prácticamente insostenibles. 

“La realidad es que casi ninguna unidad puede estar al 100% cumpliendo lo que es la carga impositiva, con lo cual lo que va a pasar seguramente es que las preguntas se respondan en base a los que quieran responder y no a la realidad”. 

Haciendo un análisis macroeconómico del 2020, Luis reconoce que este ha sido un año atípico y donde hay situaciones muy dispares entre distintos sectores. Hay rubros que tuvieron un repunte importante a cierre de año sobre todo la construcción ya que las personas al no poder dolarizar y ante el cepo cambiario se apuró a comprar insumos para la construcción a una manera de dolarizar sus ahorros y adelantarse a aumentos. El turismo fue el más golpeado y  el comercio no ha tenido un buen año, a todo esto se suma el miedo latente  a un nuevo rebrote, por lo que recomendó estar atento a cómo se desarrollará el 2021.  

DossierWeb


Los comentarios están cerrados.