Clima en Salta

De la mano de Raymundo Sosa, Temple fue la cervecería que marcó el camino en el Paseo Güemes

0


Compartí esta nota

Por herencia familiar, Raymundo Sosa es abogado y un apasionado del rugby, pero además es uno de los emprendedores jóvenes de la provincia. Tiene en marcha diferentes proyectos, pero uno de los más importantes es Temple, un bar que marcó el camino en el Paseo Güemes, el sitio por excelencia que hoy tienen los salteños y atrae a turistas. En diálogo con Dossier Web, el profesional contó como fueron los inicios y la visión que tuvo junto a sus socios para su emprendimiento.

“Nos enteramos que se había desocupado el local de las cinco esquinas y le teníamos mucha fe al Paseo Güemes. Nos parecía que tenía mucho potencial y sin saber lo que íbamos a poner, con mi amigo Federico Pulido alquilamos el local cuando todavía no teníamos en claro qué poner y de ahí buscamos un socio para que lo maneje y apareció Juan Pablo Bonini, quien se interesó en el proyecto”, contó a este medio.

Consultado por el motivo de haber elegido una cervecería, indicó: “Vimos que en Salta no había marcas de franquicias de cervecerías a nivel nacional que estén en todo el país. Lo hablamos con Juan. Yo tenía un amigo que era dueño del Club de la Milanesa e invirtieron en la fábrica de Temple, me habló y cómo era la movida, que los dueños eran chicos jóvenes, profesionales y tenían una movida relajada, piola, un poco más under  y que podría andar bien en Salta”.

“Como había solamenteemprendimientos locales y no una marca a nivel vinieron a ver el local, los chicos de Temple vieron que la ubicación iba, que estaba muy bien y nos dijeron que avancemos”, agregó.

En la actualidad, el Paseo Güemes tiene una gran variedad de bares y locales gastronómicos, pero Temple fue uno de los locales pioneros. “Fue la primer cervecería de marca que esté en otros lugares de Argentina y que haya llegado a Salta, después de un tiempo llegaron otras. Las demás eran marcas de acá”.

“Sabíamos que los chicos de Temple eran innovadores, que tenían una movida de cuidar el medioambiente bastante atractiva y la idea era que gente la pase bien en un lugar relajado, con unas hamburguesas tremendas”.

Y añadió que en Salta se creó uno de los platos más solicitados de Temple en todo el país. “Los dueños son personas abiertas que se les puede hacer propuestas. De hecho en Salta dijimos de incorporar productos más saludables y propusimos incorporar un wrap de pollo. Lo vimos en mi casa con el jefe de producto y quedó espectacular. Después se replicó en todos los Temple del país y eso es muy piola. Tratamos directo con los dueños”.

Consultado por la ubicación del local y el nuevo “boom” de la capital salteña, Sosa comentó que “elegimos el Paseo Güemes porque sabíamos que era lo que se venía con los locales que ya estaban instalados. Se fueron sumaron otras propuestas y por suerte se posicionó como uno de los lugares en Salta con mucha variedad”.

“Al ‘boom’ de la cerveza artesanal lo viví porque hace 15 años vacaciono en Mar del Plata porque la familia de mi mujer veranea ahí. Cuando abrimos Temple, en Mar del Plata había 180 cervecerías. Salta todavía no tenía propuestas de franquicias a nivel nacional y con gente de confianza, piola estamos muy contentos con el resultado”.

Finalmente habló de la pandemia y las complicaciones de la cuarentena: “El año pasado en pandemia fue complicado, a nosotros nos vino muy bien la ayuda del gobierno con la ATP. El canal de delivery fue muy importante para sobrevivir, se cuadruplicó la venta por delivery, tuvimos el apoyo de nuestros empleados que siempre estuvieron a disposición para ir al local para sacar los pedidos y fue un año de supervivencia sin rentabilidad”.

“Teníamos un buen convenio con Pedidos Ya, cajas modernas, lindas, un producto muy bien probado que andaba excelente y eso nos permitió crecer en delivery y sobrevivir. Cuando pudimos sacar las mesas a la calle a fin de año comenzamos a tener una mejor facturación”, cerró.

Dossier Web


Comments are closed.