Clima en Salta

Default. Cuáles son los diferentes tipos y en cuál podría caer la Argentina mañana

0


Default : incumplimiento de una obligación, especialmente para pagar un préstamo o comparecer ante un tribunal de justicia. Esa es la definición de diccionario, pero en el mundo de las finanzas y la macroeconomía el concepto (o mejor dicho, la acción que define) tiene al menos seis variantes.

“Está de moda el concepto de ‘default’ y su mal uso”, escribió ayer en Twitter Sebastián Maril, director de Research for Traders. “Hay mucha confusión respecto de lo que está pasando ahora en la Argentina y de lo que puede pasar este viernes: si bien default es default, hay variantes y dependiendo de lo que pasa el viernes se puede ingresar en uno o en otro”

El especialista en finanzas describió seis definiciones distintas del concepto, según de qué tipo de cesación de pagos se trate. Empezó por el “default” clásico y lo definió como “cesación de pagos” o “CdP”, es decir, el término madre. Siguió por el “default selectivo”, es decir, una cesación de pagos en algunas series de bonos: este es el término que utilizaron algunas calificadoras de riesgo para describir el estado de la Argentina luego de reperfilar los bonos emitidos bajo ley local.

El default “técnico” es un incumplimiento no financiero. Es lo que sucedió en 2014, dice Maril, cuando la Argentina pagó pero los acreedores no recibieron el dinero porque el juez Thomas Griesa puso medidas cautelares que lo impidieron.

En el “default estratégico”, el emisor puede pagar pero opta por no hacerlo. Puede suceder en el mundo corporativo, dice, si una empresa deja de pagar su deuda porque va a ser vendida a otra firma enseguida.

Avanzó por el “default duro”, el unilateral sin negociación con los acreedores, como el de Rodríguez Saá de 2001, recuerda Maril. Y finalmente, por el “default controlado”, con una reestructuración anticipada y negociada con buena fe.

¿En cuál de todos podría caer la Argentina el viernes? Para Maril, el “default controlado” parece ser la definición que mejor encajaría. “La Argentina viene mostrando intención de negociar: presentó una oferta, entabló charlas con acreedores y mostró públicamente que recibió diferentes propuestas de los inversores. Voluntad de negociar hay”, describe. El especialista asegura que se habla mucho de “default técnico” en este momento, pero que esa definición no es correcta.

Otros, en cambio, insisten con la definición de default selectivo para el eventual caso de que la Argentina no pague mañana.

“Default es default”

Es probable que este viernes la Argentina entre en cesación de pagos, estima el economista jefe de Invecq, Santiago Bulat. Pero que en las plataformas de finanzas aparezca el sello de “default” al lado del país, por el momento, no implicaría mayores consecuencias.

Lo que sucederá este viernes es que se vence el período de gracia en el que la Argentina entró luego de que el 22 de abril pasado no pagara unos US$500 millones de vencimientos en bonos Global. Es decir, se ingresaría en cesación de pagos aunque las conversaciones permanezcan activas.

Como las negociaciones seguirían, tal como adelantó el ministro de Economía, Martín Guzmán, los acreedores podrían tomar una decisión consensuada de no activar determinadas cláusulas que son las que terminarían impactando en la economía real, explica Bulat. Estas son la de aceleración de pagos, es decir, el pago adelantado e inmediato del total de los intereses y del capital, y la de cross default o de incumplimiento cruzado, según la que se asume que si no se paga un título en tiempo y forma (en este caso los bonos Global que no se abonaron el 22 de abril pasado), sucederá lo mismo con los demás.

“La definición de cada uno, en este caso, es irrelevante, porque el default te da el espacio para que se activen estas cláusulas: la situación se complica cuando los acreedores empiezan a litigar”, resume el economista.

Para que esas cláusulas se activen hacen falta dos condiciones, añade Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina: en primer lugar, que el 25% de los acreedores presente una demanda en el tribunal que corresponda (según bajo qué ley esté emitido ese bono) y que la demanda prospere. “Esto no es inmediato y demora; pero de todos modos no tiene sentido para los bonistas aplicarlo si todavía están negociando con la Argentina”, detalla. Si se sigue negociando y finalmente hay un arreglo, el default será “anecdótico”, suma.

Mientras esta negociación siga activa, agrega Bárbara Guerezta, economista senior de Arriazu Macroanalistas, hablar de tipos de default “es un tecnicismo”. “Lo que hay que hacer es evitar el default: esa es la única prioridad, y mientras exista una negociación constructiva y productiva, las chances de un arreglo son tangibles”, cierra.

Fuente: lanacion.com.ar


Deja una respuesta