Clima en Salta

Despedida: Falabella cierra sus últimas tres tiendas en el país

0


Compartí esta nota

Después de un proceso de varios meses de búsqueda infructuosa de un comprador, Falabella confirmó su salida definitiva del mercado argentino. A través de un comunicado oficial, la cadena de origen chilena informó que en un plazo de 60 días dejarán de operar las únicas tres sucursales que tiene operando en el país: Rosario, Unicenter y la calle Florida.

“Al igual que en los casos anteriores, este proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades. Falabella seguirá operando a través del e-commerce”, explicaron en la cadena.

Por su parte, en el gremio exigieron el pago de las indemnizaciones para los trabajadores de Falabella que quedarán en la calle. “Desde el Sindicato de Comercio lamentamos el cierre de las últimas tres sucursales de Falabella en el país. Asimismo, desde la entidad gremial se está supervisando el cumplimiento de los derechos de los trabajadores y se exigirá que la empresa garantice el pago de la totalidad de las indemnizaciones correspondientes”, explicaron fuentes del sindicato.

Búsqueda frustrada

La búsqueda de un comprador para la filial argentina se inició en el segundo semestre de 2020 y durante varios meses la carpeta de venta de Falabella fue ofrecida a los principales jugadores locales del negocio del retail. Sin embargo, el modelo de negocios con que opera la tienda -con una importante participación de artículos importados- frustró el encuentro de un potencial comprador.

En forma paralela a la búsqueda de un comprador las tiendas de Falabella, el grupo chileno también puso en venta a su cadena de homecenters Sodimac. En este caso, hubo varios interesados, incluyendo varios fondos de inversión y la cadena de corralones Bercomat. Sin embargo, ninguna de las ofertas económicas que se presentaron por Sodimac Argentina terminó de convencer a los chilenos, que hace unos días decidieron retirar de la venta a la empresa.

“El contexto cambió, con una demanda de materiales de la construcción que creció mucho en el último tiempo y que volvió más interesante al negocio en la Argentina”, reconocieron fuentes cercanas a la empresa.

Cuesta arriba

Falabella desembarcó en el país en 1993, con la apertura de una primera tienda en Mendoza y desde el interior se fue expandiendo hasta llegar a Buenos Aires. En más de 25 años, la empresa pudo superar con éxitos todos tipo de obstáculos, incluyendo la crisis de 2001. A nivel global, además tiene un CEO argentino, el ex McKinsey, Gastón Bottazzini.

Sin embargo, la experiencia y el conocimiento del mercado no alcanzaron. Hace tiempo que su negocio local dejó de ser atractivo, con pocas ventas y resultados negativos, a lo que se suma que ahora se volvió cada vez más difícil de llevar adelante en el día a día.

Falabella hoy tiene operaciones en forma directa en Chile, Perú, Colombia, Brasil, Uruguay, México y Argentina. Sus negocios están basados, principalmente, en el llamado retail tradicional: tiendas departamentales (con la marca Falabella), homecenters (Sodimac) y supermercados (con la cadena Tottus que opera únicamente en Chile y Perú). La filial argentina representaba hasta el año pasado menos de 5% de la facturación global de la compañia.

Fuente: La Nación


Los comentarios están cerrados.