Clima en Salta

En números: así impactó el coronavirus en el turismo mundial

0


Compartí esta nota

Los números por sí solos no pueden capturar el alcance de las pérdidas que han ido escalando desde el inicio de la pandemia del coronavirus. El conjunto de los datos son herramientas crudas para ahondar en la profundidad del sufrimiento humano, o en la inmensidad de nuestra queja colectiva.

Sin embargo, los números pueden ayudarnos a comprender la escala de ciertas pérdidas, particularmente en la industria de los viajes, que en 2020 sufrió un colapso asombroso.

Alrededor del mundo, los arribos internacionales en 2020 fueron cancelados en una cifra aproximada de 381 millones, comparada con los 1.461 millones en 2019- un 74% de reducción. En países cuyas economías son altamente dependientes del turismo, la caída precipitada de visitantes fue, y sigue siendo, devastadora.

De acuerdo con las cifras recientes de la Organización Mundial del Turismo, la caída en los viajes internacionales en el año 2020 fue de alrededor de $1,3 billones en lo que respecta a la exportación global de ingresos.

Como la agencia señala, esto significa 11 veces más la pérdida ocurrida en 2019, como consecuencia de la crisis económica mundial.

Antes de la pandemia, el turismo representaba 1 de cada 10 trabajos alrededor del mundo. En varios lugares, los viajes tienen incluso un rol más importante en la economía local.

Destinos y economías

Consideremos las islas Maldivas, donde en los últimos años el turismo internacional representó alrededor de dos tercios del PBI del país, considerando las contribuciones directas e indirectas.

A medida que se generaron los confinamientos de forma global, los arribos internacionales en las Maldivas se desplomaron, desde abril a septiembre de 2020 y han bajado un 97% comparado con el mismo periodo en 2019.

A lo largo de todo 2020, los arribos fueron en descenso en más del 67%, comparado con 2019. (Los números de los arribos lentamente mejoraron luego de la reapertura del país en julio.

El gobierno, entusiasta de promover el turismo y mitigar las pérdidas, atrajo a los viajeros con campañas de marketing e incluso a influencers con viajes pagos).

Desarrollos similares se dieron en lugares como Macao, Aruba y Bahamas, con cierres en febrero y marzo, a ello le siguió un incremento más adelante en el año.

El efecto económico relacionado con la reducción de los viajes ha sido impresionante.

En Macao, por ejemplo, el PBI se contrajo más del 50% en 2020. Y los efectos podrían ser de largo plazo, en algunas áreas. No está previsto que se retomen los viajes como en la prepandemia hasta 2024.

Tráfico aéreo

La pandemia modificó o trastornó la aviación comercial. Una forma de visualizar el efecto de los confinamientos en los viajes aéreos es considerar el número de pasajeros captados por la base diaria de la Administración de seguridad de Transporte en los puntos de check in o puntos de control.

Los recuentos de pasajeros se desplomaron en marzo antes del golpe bajo del 14 de abril, cuando se contabilizaron 87.534 pasajeros – un 96% de caída comparado con la misma fecha en 2019.

Los números se han recuperado firmemente desde entonces, aunque hoy el recuento figura aun en menos de la mitad de lo que era un año antes.

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), el tráfico global de pasajeros en 2020 cayó al 65,9% comparado con 2019, la disminución más prolongada “año a año” en la historia de la aviación.

Otra forma de visualizar la caída de los viajes aéreos del año pasado, es considerando el monto de dióxido de carbono (CO2) emitido por las aeronaves, a nivel mundial.

Según figura en el monitor de carbono, una iniciativa internacional que provee estimaciones diarias de emisiones de CO2, las emisiones mundiales de la aviación cayeron cerca del 50% el último año– a alrededor de 500 millones de toneladas métricas de CO2, por debajo de los mil millones de toneladas métricas en 2019.

Cruceros

Pocas industrias tuvieron un rol tan central y público en los últimos meses de la pandemia del coronavirus, como las líneas de cruceros importantes- comenzando con el brote a bordo del Diamond Princess.

En una reprimenda de la industria emitida en julio, el Centro para Control y Prevención de Enfermedades culpó a las compañías de cruceros por la transmisión generalizada del virus, apuntando a 99 brotes a bordo de 123 cruceros en aguas estadounidenses solamente.

Si bien la información precisa de pasajeros para 2020 aún no está disponible, los ingresos divulgados públicamente- los cuales incluyen venta de pasajes y compras a bordo- desde tres de las líneas de cruceros más grandes, ofrecen una narrativa dramática: ingresos fuertes en los últimos meses de 2020 fueron seguidos por una caída importante.

Tres cuartos de los ingresos para Carnival, el jugador más importante de la industria, mostró una disminución del “año a año”, de 99,5%- a $31 millones en 2020, debajo de los significativos $6,5 mil millones en 2019.

El panorama permanece desolador para los primeros meses de 2021: por ahora, la mayoría de las líneas de cruceros han cancelado todas las navegaciones de mayo o junio.

Una manera de medir el cambio es mirando el Índice Diario de Viajes recopilado por Arrivalist, una compañía que usa la información de la locación móvil para medir los viajes de 80 kilómetros o más, de consumidores de los 50 estados de EE.UU.

Las cifras cuentan la historia de un rebote levemente más fuerte que el de los viajes aéreos: una fuerte caída en marzo y abril, mientras que las restricciones estatales y locales entraron en vigor, fue seguida por un aumento gradual, de alrededor del 80% de los niveles de 2019.

Fuente: Clarín


Los comentarios están cerrados.