Clima en Salta

En plena pandemia, creció el interés de los argentinos por tener mascotas

0


Compartí esta nota

Las personas en tiempos de confinamiento y pandemia por COVID-19 buscan compañía. La imposibilidad de ver a nuestros padres, abuelos, o incluso en algunos casos a nuestra familia más cercana -por ejemplo lo que le sucede a profesionales de la salud- hace que el tiempo en nuestro hogar y la soledad se combinen, y aparezca esa necesidad, el ser humano es sociable por naturaleza. Y según las expertas consultadas por Infobae en el comportamiento, características y crianzas de las mascotas domésticas, los argentinos a partir del nuevo coronavirus, buscan como nunca antes encontrar en una mascota, esa compañía.

Para María Virginia Ragau, médica veterinaria especialista en Etología Clínica, disciplina o rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en sus medios naturales, en situación de libertad o en condiciones de laboratorio y/o encierro, “durante este tiempo de cuarentena ha habido muchas más adopciones, tanto de perros como de gatos, posiblemente y seguramente por que las personas tienen más tiempo para dedicarle a su mascota, a su animal de compañía, para dedicarle más tiempo a la crianza, y por otro lado, no veo que se adopten más perros que gatos, observo que ambas especies son buscadas por igual, ya que son dos especies muy diferentes y las personas buscan según como son se inclinan por adoptar uno u otro”

“El perro es un animal social, un mamífero social como nosotros, con lo cual podemos decir que hay más afinidad; el perro hace un vínculo de apego muy fuerte y de dependencia con el humano”, explicó a Infobae Ragau, y advirtió: “aquellos que busquen ese tipo de lazo suelen optar por los canes, el perro será su animal de compañía ideal”.

Al mismo tiempo, detalló: “Los que busquen un animal más independiente, el gato será la especie ideal, es muy diferente al perro; si bien puede llegar a ser amistoso y compañero del humano, siempre será bajo sus propias condiciones, es mucho más independiente, y que incluso acepta el contacto hasta cierto punto; no es ni tan dócil ni tan apegado como lo es el perro”.

En relación a lo que sucede con la cuarentena y nuestros perros y gatos, la médica veterinaria y experta en etología clínica María Virginia Ragau sostuvo: “Vemos alterada nuestra rutina y también la de nuestros animales de compañía, hay un cambio importante en la dinámica familiar, que afecta la convivencia y que puede generar estrés y ansiedad en nuestras mascotas”.

“También puede pasar que al estar por ejemplo los niños más tiempo en la casa y con ellos, a veces esto puede no ser agradable para nuestras mascotas; motivo por el cual hay que supervisar mucho a los más chicos y su interacción con los perros, gatos, y animales en general”, agregó.

Para la especialista en comportamiento animal, “se observa también un pequeño inconveniente extra, en la convivencia estrecha entre los dueños y los perros, esto fomenta un hiperapego que luego nos puede generar problemas cuando los dueños vuelvan a la rutina normal que tenían pre cuarentena; y el perro experimente y padezca ansiedad por quedarse nuevamente solo en la casa; este fenómeno -denominado por los etólogos clínicos ansiedad por separación- y hace que el animal al quedarse solo manifieste algunos signos de ansiedad, por ejemplo destructividad, ladridos, aullidos, ensuciamiento dentro de la vivienda, entre otros”.

“Algunas de las recomendaciones para evitar este trastorno es no fomentar el hiper apego en esta cuarentena; tratar de adoptar rutinas con el animal similares a la época anterior al aislamiento, y favorecer momentos en donde el perro esté solo, aunque sea en diferentes ambientes; aprovechando los momentos de salidas cortas a hacer compras para que quede en la vivienda; una forma en la que podemos ver si está estresado o relajado cuando queda solo es a través de cámaras de video y finalmente recomiendo respetar los momentos de calma y de aislamiento del animal”, añadió.

Según la experta, “se pueden aprovechar estos momentos para llevar adelante prácticas de obediencia con nuestro perro, tratar de emprender juegos con él, hay muchas alternativas lúdicas que tienen que ver con estimular la actividad física y mental de nuestros canes”.

Lidia Sicorello, fundadora y directora de Criamas, Criadores Argentinos de Mascotas, contó a Infobae cómo creció exponencialmente el interés de los argentinos en los perros y mascotas en general: “Es muy fuerte y ha sido todos estos meses muy fuerte e impresionante lo que sucedió con la cuarentena y el aislamiento, porque con la implementación del home office la persona que antes se contactaba con muchos otros en diferentes contextos, ahora no se ve con nadie, con ningún ser vivo y esa necesidad de estar en contacto con otro ser que respira y el mayor tiempo en casa hizo que las personas se decidan finalmente por comprar o adoptar un perrito y/o mascota”. “Nos han pedido también canarios, conejos, y hasta ponies”, contó risueña.

En relación al incremento de las consultas a partir del comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio en marzo, recordó: “Tuvimos varios chicos de alrededor de 35 años que a raíz de la cuarentena y las medidas para protegernos del virus se vieron completamente imposibilitados para visitar a sus padres ya que los mismos eran de riesgo, entonces les llevaron un perrito para que tengan una compañía; o matrimonios cuyos niños les pedían hace una eternidad y aceptaron regalarles un can”, advirtió la criadora al mismo tiempo que advirtió: “nuestra prioridad es siempre el perro, hay que tener cuidado y evaluar cada caso para ver que el perro en todo momento esté cuidado y cuando termine la pandemia ninguna familia se deshaga de sus mascotas, es algo terrible y muy triste que no puede suceder”.

“Aumentaron exponencialmente las personas interesadas en los perritos y con ello también las compras de los perros; es maravilloso lo que ha sucedido con Criamas, que empezó -antes de la pandemia- trasladando los perritos primero a las provincias, luego de Italia, y hasta principios de marzo enviabamos perros a todo el mundo, y ahora ofrecemos también peluquería, pet shop, etc, gracias a las recomendaciones de la gente”, contó a Infobae.

La experta contó a este medio cómo nació el proyecto: “Nuestra marca nació desde una necesidad, al estar en contacto con la gente y con las mascotas, hace varios atrás yo estaba con una imposibilidad física que me impedía moverme y podía dedicarme 100% a las mascotitas, y era tal el amor que le ponía que me pedían muchos más perros que los que yo tenía. Así fue como al acercarme a la Federación Cinológica Argentina (FCA) comencé a criar más razas y mayor cantidad de canes”.

“Mi especialidad es la cría de la raza Schnauzer, y había empezado con este tipo de perros, pero luego fuimos sumando las hoy casi 50 razas que estamos ofreciendo, tenemos expertos en cada uno de los perros que ofrecemos; pero nuestro mayor galardón es poder llevar el amor a las familias, es llevar a ese nuevo integrante a las familias, es ese video cuando te mandan que el niño o la niña reciben esa mascota; hoy le llevamos un perrito a una abuelita de 80 años, y la señora moría de amor por un canichito, unión que a partir de hoy se consolidó”, añadió.

En el 2012 esta comunidad comenzó su actividad en Buenos Aires, con una sede en Capital Federal, ubicada en el barrio porteño de Palermo, en donde “los animales son criados con amor, entregados a las familias y se las acompaña durante el tiempo que sea necesario”, según precisó Lidia.

Para la médica veterinaria Silvia Vai, doctora especialista en Etología Clínica de caninos y felinos y terapias asistidas con animales, “hace ya 6 meses, y de un día para el otro, aparecieron un mundo nuevo y el miedo a una enfermedad desconocida, cambiaron las usanzas del hogar, las condiciones de trabajo y de recreación, y se obligó a las personas a refugiarse en sus domicilios. Así, el encierro afectó, afecta y afectará a todos, animales humanos y no humanos, pero de manera diferente según las características de la especie y la propia vulnerabilidad y resiliencia”.

“Al gato le agrada la rutina y la tranquilidad, comer, dormir, arreglarse el pelaje, trepar…, pero su territorio, la casa, comenzó a estar las 24 horas del día invadido, sin horarios y lugares para apartarse y descansar a sus anchas, A diferencia del gato, el perro suele disfrutar estar acompañado siempre que se respeten sus momentos de descanso y que el mensaje, actividades y rutinas sean mantenidos sin muchos cambios. Los gritos de niños durante el juego entre ellos o con el perro, o los juegos de lucha con él, suelen aumentar la excitación y el juego brusco en el que carece de autocontroles, por lo tanto siempre, aunque más con el encierro, debe atenderse toda interacción del niño y el perro para prevenir lesiones; y al mismo tiempo enseñar al niño a relacionarse adecuadamente con él para evitar situaciones que favorezcan sus saltos, rasguños, mordidas”, añadió Vai.

Según la experta, “los argentinos buscan más la especie canina pero en los últimos tiempos aumento mucho la tenencia de gatos ya que -fuera de la cuarentena en que las personas están más tiempo en casa- el gato se adapta a estar más tiempo sin compañía, además el mantenimiento es más económico y no es necesario sacarlo a pasear”.

¿Cuáles son los puntos más importantes a la hora de criar un perro? Para la criadora Lidia Sicorello, “primero hay que tener en cuenta la alimentación del perro antes, durante y después de cachorrito; que sea cuidado, mimado; tener a tiempo sus vacunaciones y desparasitaciones -cuestión que hacemos mucho énfasis los criadores profesionales- y también mirar, estudiar, a los perros a la hora de la cruza, para que no haya endogamia, ningún cruce de familias, y ver a nivel de la estructura por su fenotipo, genotipo, si son compatibles, la verdad que solamente criamos los locos. Son días y noches enteras al lado de ellos y verlos nacer es lo más bello que me sucede en la vida”.

Según Sicorello, “las razas que más se buscan van cambiando todos los meses, va variando mucho, pero este mes el bulldog francés, el bulldog inglés, el golden retriever, el schnauzer y el pomerania, con quien hay que ser muy cuidadoso por su fragilidad”.

¿A partir de qué momento se pueden dar los cachorritos a las familias? En relación a esta pregunta, la criadora explicó a Infobae que “fue tal la explosión de la pandemia, que los perros se reservaban antes de que nacieran, la gente los reservaba antes de nacidos, me han llegado a decir ‘no tenés un perro, dame un conejo, un pony, lo que tengas, literal; se observaba una desesperación por contar con compañía muy importante”.

En relación a la cría, “la madre a los 25 días empieza a separar al cachorro, que en la naturaleza empezaría a buscar alimentos para su cría, les comenzaría a dar sólido. Nosotros empezamos a darle papilla a los perritos, al día 45 son vacunados y se quedan unos días más con la mamá. A los 60 días aproximadamente, pueden ir ya vacunados y desparasitados; con sus papeles van con sus nuevas familias. Lo que hacemos es hacer un acompañamiento, con las familias”, detalló.

“A veces cuando el perrito se va a la nueva casa queda estresado, queda medio cabizbajo, caído, por lo cual está bueno poder acompañarlo, en su crecimiento y al momento de buscarle una “novia” o un “novio” a la mascota; somos una gran comunidad, encontré en Criamas a mi segunda familia, es mi gran hijo”, añadió la fundadora de la comunidad de criadores.

Para poder contabilizar a los perritos que crian todos los años, Lidia concluyó: “Necesitaría tres Temaiken para tener todos los perros juntos. Son casi 50 razas, macho y hembra, cuatro colores algunos. En tiempos de pandemia los perritos van por lo general iban directamente desde el criadero a la casa de la familia, con un chofer autorizado y siguiendo todos los protocolos sanitarios; y ahora en pocos días llevamos a Bolivia, en Sudamérica comenzamos a hacer envíos nuevamente, después de estos meses que no se podían obviamente por las restricciones”.

Fuente: Infobae


Los comentarios están cerrados.