Clima en Salta

Hipotecas. Un error del Banco Nación puso en alerta a tomadores de créditos UVA

0


Compartí esta nota

El próximo 30 de septiembre vence el congelamiento de las cuotas de los créditos UVA dispuesto por el decreto 319/2020 y el Gobierno aún no definió si lo prolongará o si las cuotas se descongelarán parcialmente para volver al sendero de convergencia planteado a principios de este año. Sobre esta inquietud, el sábado pasado se sumó confusión, ya que el Banco Nación les envió un mail a sus clientes tomadores de esos créditos diciéndoles que debían optar entre cancelar las diferencias acumuladas por el pago congelado de la cuotas del período abril-septiembre en tres o seis cuotas mensuales. Es decir, planteaba un eventual fin del congelamiento.

Sin embargo, el domingo a la madrugada llegó otro mail de la entidad diciendo que la opción no era para tomadores de créditos hipotecarios UVA sino que, para ese universo, se encontraban “trabajando en diferentes alternativas para dar una solución a la temática”. De esta forma, los que deberían elegir entre tres o seis cuotas serían los clientes de créditos prendarios (vehículos) e hipotecarios en pesos (no UVA), según fuentes del banco.

Hasta mediados del año pasado se habían otorgado cerca de 110.000 créditos hipotecarios UVA y un 50% de la cartera estaba en manos del Banco Nación, un 20% en el Banco Provincia de Buenos Aires, un 5% en el Banco Ciudad y el restante 25% se distribuía entre el Santander, el BBVA y el Macro.

En tanto, el stock de créditos prendarios representaba un tercio del de hipotecarios (medido en montos, el número de préstamos no estaba establecido) y lo lideraban el Bapro (40% aproximadamente), Banco Nación (20%), Banco Galicia (15%) y el Banco Ciudad y el BBVA, con cerca de un 10% cada uno.

Sin definiciones

Distintas fuentes de entidades bancarias consultadas dijeron que todavía no hay una definición sobre cómo continuará el congelamiento de las cuotas, si bien toman como la última palabra al respecto los dichos del presidente Alberto Fernández en el programa “A dos voces”.

“La gente de los créditos UVA debe saber que hicimos un enorme esfuerzo para apoyarlos. Si no me equivoco, nos costó $1500 millones ayudarlos”, dijo. Y, sobre el futuro de esta política agregó: “Esperemos. Creo que todos tenemos que hacer un esfuerzo colectivo para poner en orden y tranquilizar la economía, se dio vuelta la economía del mundo. Hay que esperar, nosotros vamos a seguir protegiendo a los sectores más débiles porque no es momento de castigarlos y es nuestra verdadera preocupación”.

¿Cuál es la situación actual? Hasta el momento la UVA tiene tres valores que conviven a partir de las medidas que se fueron tomando. El primero: el diseño original que el Banco Central (BCRA) publica a diario. El segundo: el de convergencia dispuesto en febrero de este año para que la UVA congelada desde agosto de 2019 alcanzara el valor original en febrero de 2021; y un tercer valor, cuando quedaron congeladas las cuotas en marzo de este año por la pandemia. Es decir que si se terminara el congelamiento, la cuota se actualizaría en octubre un 27%, más lo adeudado, y aún restaría un aumento del 5% para llegar al valor original, según los cálculos del economista especializado en vivienda Federico González Rouco.

“Posiblemente decidan algo parecido al descongelamiento de principios de año: que los bancos pongan un parte del dinero y el resto los deudores, y en una determinada cantidad de meses los dos congelamientos podrían converger con el valor original”, evaluó. Sin embargo, consideró que sería más recomendable “ir hacia una consolidación de la deuda con el resto del crédito y que ajuste a la tasa de interés del préstamo o a alguna nueva tipo la HogAr de los nuevos créditos Procrear”.

Por su parte, otra fuente dijo que el aumento podría ser mayor al 27% por el último tramo congelado, es decir, entre abril y septiembre. “Al Gobierno se le abren dos caminos: o cambia la unidad de cuenta y rompe los contratos establecidos o sigue difiriendo los pagos para empalmar luego con un modelo de convergencia. Creo que lo más probable es que continúe con este último esquema, como pasó con las tarjetas de crédito en las que se hizo una financiación de la financiación”, adelantó el especialista.

Mientras tanto, el grupo UVA AUTOconvocados pidió que se atienda la realidad de “700.000 familias afectadas por créditos UVA personal y prendario” y solicitaron que se prorrogue la comunicación “A” 7044 del BCRA (vigente hasta el 30 de septiembre) por tres meses, que permite posponer el pago de la cuota al final del crédito.

Fuente: La Nación


Los comentarios están cerrados.