Clima en Salta

¿Marte en la Argentina? Científicos estudian sistemas sedimentarios del país análogos al planeta rojo

0


Compartí esta nota

Hace mucho, mucho tiempo, en un planeta cercano como lo es Marte, existió abundante agua en su superficie. Los científicos piensan que Marte ahora es frío y seco después de que el planeta perdiera su campo magnético protector y que la radiación solar y el viento solar lo despojaran de gran parte de su aire y agua.

Estamos hablando de hace unos 3500 millones de años en los que el planeta rojo comenzó a secarse y convertirse en un desierto árido como los muestran las fotografías y videos tomados por las sondas espaciales que lo orbitan y los cinco rovers hasta hoy que lo transitaron. Pero más allá del envío de robots y naves a Marte por parte de las grandes agencias espaciales del mundo, existe un lugar en el que se puede aprender mucho de Marte y es precisamente su vecino más cercano: la Tierra.

Y más precisamente, en dos sitios geográficos de Argentina, donde varios investigadores de nuestro país realizan estudios científicos profundos y análogos de distintas regiones del planeta rojo.

“En algún lugar, algo increíble está esperando a ser conocido”, decía el astrónomo y divulgador científico estadounidense Carl Sagan. Y eso es precisamente lo que piensa un grupo multidisciplinario de personas que incluye geólogos, paleontólogos, microbiólogos, químicos, geoquímicos y geofísicos que estudian puntualmente dos sitios argentinos como lo son la Puna de Catamarca y el lago Strobel, en Patagonia, más precisamente en la provincia de Santa Cruz.

El potencial de la investigación que se hace en Argentina es enorme, ya que se trata de uno de los pocos países en el mundo que tiene lugares muy similares a lo que fue el planeta Marte hace más de 3500 millones de años. La NASA hace estudios científicos en el lago Salda en Turquía ya que afirma que sus depósitos de minerales y rocas son muy parecidos a los que se hallan alrededor del cráter Jezero, donde aterrizó el rover Perserverance el mes pasado”, explicó a Infobae el geólogo Fernando Gómez, investigador del Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra (CICTERRA) y profesor del Departamento de Geología de la Universidad Nacional de Córdoba.

Y agregó: “Pero nosotros creemos que el Strobel es un mejor ejemplo, ya que se trata de un lago de agua dulce alojado en basalto que consideramos es un buen entorno análogo terrestre para los depósitos sedimentarios lacustres del cráter Jezero. Nuestro plan es estudiar las interacciones microbio-minerales y la preservación de biofirmas en los depósitos sedimentarios del lago Strobel que pueden proporcionar una idea para comprender mejor el registro sedimentario del cráter Jezero”.

Según el experto, este lago fue desarrollado sobre basaltos (las rocas mas comunes en Marte) con procesos sedimentarios y alteraciones químicas de fuidos y rocas. “Tiene el río Barrancoso, que es el principal aporte fluvial del mismo, junto a un delta con muchos sedimentos y carbonatos”, precisó Gómez.

“Es muy interesante la investigación que hacemos ya que se puede hacer una analogía de la historia geológica de Marte a partir del estudio de algunos sitios de la Tierra, en cuanto a su minerología, los sedimientos hallados y la geoquímica de las rocas, entre otros muchos aspectos. Esos registros quedan en los sedimentos y rocas que adquieren ciertas texturas y son preservadas por millones de años para luego investigarlas”, destacó el investigador que subrayó la importancia que requiere hacer este trabajo junto a un grupo multidisciplinario ya que “es muy importante cruzar las barreras que imponen cada disciplina, que muchas veces son artificiales y no deberían existir. Abordar una investigación con el enfoque de distintas miradas en clave para comprender el todo y no en forma parcial o sesgada. Es la mejor forma de hacer ciencia”.

“Nuestra investigación también se centra en la Astrobiología, donde utilizamos entornos modernos y antiguos para estudiar las evidencias de vida (principalmente microbiana) en el registro sedimentario de la Tierra. Esta información puede ayudar en la búsqueda de vida activa o fósil preservada en el registro sedimentario en otros planetas como Marte por lo que algunos de nuestros proyectos están enfocados en ambientes análogos de Marte como los de Laguna Negra, termas Los Hornos y el lago Strobel”, detalló el investigador.

“Estudiamos los carbonatos y sistemas sedimentarios mixtos (estratigrafía y sedimentología), así como la biogeoquímica y geomicrobiología de la precipitación de carbonatos. Como miembro de un grupo de investigación multidisciplinario, nuestro objetivo es comprender los procesos físico-químicos y biológicos involucrados en la precipitación de carbonatos. Estamos interesados en utilizar esta información para comprender mejor las complejas interacciones entre la Geosfera y la Biosfera, y cómo estas interacciones se conservan en el registro sedimentario. Comprender las interacciones microbio-mineral y el ciclo biogeoquímico de elementos biológicamente significativos y cómo se conserva esta información en los carbonatos sedimentarios es extremadamente importante para definir las biofirmas (señales de actividad biológica). Esto nos permite seguir la evolución de la biosfera y su impacto en el medio ambiente”, indicó Gómez, que es profesor en la Univesidad Nacional de Córdoba y de la Universidad de Washington, en Estados Unidos.

Por eso él y su equipo analizan los lagos hipsersalinos (Laguna Negra) y de agua dulce (Lago Strobel), carbonatos marinos (carbonatos del Paleozoico Inferior y Cretácico), así como depósitos de aguas termales y carbonatos fluviales en Terma Los Hornos, Catamarca. “Nuestro objetivo aquí, junto con Cecilia Mlewski (microbióloga de CICTERRA) y Emiliano Rivarola (Geólogo y candidato a doctorado en CICTERRA) es estudiar estos depósitos con una perspectiva astrobiológica integrando análisis de imágenes multiespectrales, sedimentología, biogeoquímica y geomicrobiología. Este sitio es interesante ya que la interacción fluido-roca, los procesos de meteorización, la precipitación mineral autigénica y los procesos geomicrobiológicos y biogeoquímicos asociados deben ser similares (en algunos aspectos) a los que podrían observarse o registrarse en la superficie de Marte”, agregó el experto.

Según destaca Gómez en su investigación, las aguas termales son sitios interesantes desde una perspectiva geomicrobiológica y astrobiológica, ya que suelen estar colonizadas por comunidades microbianas complejas donde se produce una rápida mieneralización. Estos sistemas han sido un objetivo en la exploración de Marte, donde se han registrado depósitos sedimentarios relacionados con fuentes termales, por ejemplo, en Columbia Hills, cráter Gusev.

“Por esta razón, seleccionamos varias fuentes termales de gran altitud en la provincia de Catamarca (Termas Los Hornos) para comprender mejor un entorno donde la precipitación mineral generalmente está controlada por procesos físico-químicos como la desgasificación del dióxido de carbono y cambios de temperatura y donde la precipitación de sílice y carbonato es común. Esto proporciona un lugar excelente para probar la preservación y mineralización de las biofirmas geoquímicas y de textura de los restos microbianos.

Junto a Agustín Mors (CICTERRA), quien desarrolló su proyecto de doctorado en esta área, Anabel Piersigilli, estudiante de pregrado, Universidad Nacional de Córdoba y Ricardo Astini, investigador de planta de CICTERRA, así como colegas externos como Frank Corsetti y su grupo de la Universidad del Sur de California, buscan comprender los principales controles en facies y microtexturas sobre estos depósitos sedimentarios y las firmas biogeoquímicas que estos depósitos pueden conservar.

La investigación de Gómez y su equipo tienen un potencial enorme, de cara a los próximos descubrimientos que hará el flamante rover Perseverance en Marte que recién estos últimos días comenzó a “estirar su piernas” y al rodar en la superficie roja.

Fuente: Infobae


Los comentarios están cerrados.