Clima en Salta

Tupac Puggioni: “Es muy difícil que se mantenga el Paseo Balcarce hasta fines de septiembre”

0


El empresario gastronómico detalló a Dossier Web la difícil situación que transcurren decenas de locales en uno de los corredores turísticos más reconocidos de Salta. Sin un acuerdo generalizado, no vislumbran mucho futuro a “La Balca”.

Tupac Puggioni

En los últimos 20 años el Paseo Balcarce se ha convertido en un lugar de referencia para el turismo tanto nacional como internacional que llega a Salta. Pero la crisis económica devenida de gestiones gubernamentales anteriores y la cuarentena por el Covid-19, impuso un nuevo panorama, para nada claro, en lo que respecta a la situación de decenas de locales ubicados en esa zona. Así lo reconoce Tupac Puggioni, empresario gastronómico que en las últimas décadas ha estado al frente de La Vieja Estación, y es un referente del Paseo Balcarce. Dicho lugar, hoy por hoy se halla con la mayoría de comercios cerrados, debido en parte a que su funcionamiento siempre ha sido preponderantemente nocturno, y en la coyuntura que transcurrimos, no logran hacer pie.

Consultado por la situación actual, Puggioni comenta a Dossier Web: “estimamos que ya hemos perdido la temporada alta de este año. Y todas las pymes que trabajan con el turismo en Salta, al perder la temporada alta, tenemos el año perdido”. La razón es sencilla: los turistas componen más del 60 por ciento del público que asiste a las peñas, pubs y bares ubicados en la zona de la calle Balcarce desde Av. Entre Ríos hasta Ameghino. Ante este horizonte, y casi con congoja, desliza que “es muy difícil que se mantenga el Paseo Balcarce hasta fines de septiembre u octubre. Es muy difícil trabajar de esta manera”. Tales fechas serían, según nuestro entrevistado, las mencionadas por más de un funcionario gubernamental como el fin del estado de excepción y aislamiento voluntario en el país.

Para completar el panorama con algunos números, Puggioni explica que, en promedio, un negocio gastronómico del Paseo Balcarce invierte alrededor de $350 mil en salarios para 10 empleados, a lo que hay que sumar los alquileres que rondan los $100 mil por mes. En total, y sumando los servicios, calcula que para poder funcionar, una peña o restaurante, requiere más de medio millón de pesos al mes. Incluso con los subsidios del gobierno nacional o en el caso que los diera el provincial, no sería posible la subsistencia, señala el entrevistado. Sin ir más lejos, en esta peña que solía recibir cientos de personas cada sábado y domingo; durante el fin de semana pasado, y una vez concretada la reapertura de comercios gastronómicos, hubo una o dos mesas ocupadas. Algo similar se vivió en el resto de la zona.

En cuanto a las posibles medidas paliativas que podrían adoptarse, no se vislumbra una luz muy clara al final del túnel. El dueño de La Vieja Estación incluso plantea que de tener una vacuna contra el Covid-19, el panorama seria de todas maneras inviable para remontar los negocios. En ese sentido reflexiona: “hay que hacer un pacto, los propietarios de los negocios, el gobierno, la AFIP, todos los organismos para decir paremos la pelota unos seis meses y después nos sentemos en una mesa y veamos qué hacemos para adelante”.

DossierWeb


Deja una respuesta