Clima en Salta

Una empresa dedicada al reciclado de plástico rural denuncia un plan de ataque para llevarla a la quiebra

0


Compartí esta nota

Alejandra García Dávila es la propietaria de Terramaq SRL, una empresa anclada en la localidad de Las Lajitas donde se dedica hace once años al reciclado de plástico rural, hoy vive una situación que asegura es desesperante luego de que un diario publique que genera contaminación a cielo abierto, situación que otra empresa aprovechó para tratar de captar a sus clientes.

Dossier Web dialogó con Alejandra quien contó la situación que está viviendo y donde aseguró ser víctima de ataques sostenidos de la empresa Siclo Rural, radicada en Buenos Aires.  

Hay una empresa que quiere instalarse en la zona y quiere quedarse con el trabajo que venimos haciendo hace once años de la forma más desleal que existe, haciendo denuncias falsas, intentando perjudicar nuestra imagen y diciendo mentiras a nuestros clientes”.

Los postes que realizan con el reciclado y que vuelven al campo

Sobre su empresa contó que es 100% ecológica, “nos dedicamos a realizar una tarea ambiental muy importante, hacemos todo el reciclado de plástico rural incluyendo bidones de productos fitosanitarios, los procesamos y fabricamos postes y trabillas para el campo”.

Terramaq SRL surgió tras la convocatorio que realizó el gobierno provincial hace once años, para analizar proyectos que ayuden a resolver la problemática del plástico que genera la actividad rural.

“Todo el plástico que se generaba se quemaba o enterraba. Entonces sacaron un aviso convocando a la gente que tuviese ideas para resolver esta problemática. Nosotros nos presentamos junto a muchos otros, y nuestro proyecto quedó dentro de los primeros cinco, para luego terminar ganando”.

La empresa

Alejandra cuenta que es oriunda de Jujuy y para poder llevar adelante su proyecto tuvo que instalarse en Salta y cumplir con todos los requisitos que le impuso la provincia, “me instalé en Las Lajitas, siempre cumplí con todo, tengo todo en regla”.

Durante los primeros tres años la empresa trabajó como proyecto piloto pero “hoy estamos registrados en la provincia para poder operar en la zona”.

Todo funcionaba bien hasta el 2019 cuando asegura apareció la empresa Siclo Rural, que está radicada en Buenos Aires, “ellos hicieron una denuncia en Ambiente de la Nación, con fotografías falsas donde incluso denunció a funcionarios, acusando de que yo tengo un monopolio, algo que es mentira. En ese momento les enviamos una carta documento para que se retracten”.

Pero no todo quedó ahí, “ahora nuevamente nos toca vivir una situación muy dura, desde la publicación de un artículo en el diario Página 12, que lo único que tiene de cierto es que tuvimos un problema dentro de la fábrica que derivó en un sumario, porque al no poder trabajar regularmente se nos generó un acopio de materia prima, que inclusive ya hemos resuelto”.

Alejandra cuenta que la Secretaría de Ambiente los intimó a resolver el problema porque “conocen nuestra actividad y eso hicimos, ahora estamos pidiendo que nos permitan volver a nuestra actividad, en medio de esta situación surge esta denuncia mediática y mal intencionada”.

La mujer asegura que todo está armado para perjudicarla y llevarla a la quiebra porque “mis clientes me enviaron los mails que recibieron de esta empresa donde se presentan con las publicaciones en ese diario y se muestras como una mejor alternativa. Es un ataque cobarde a mi persona”, aseguró.  

“No puedo pensar otra cosa que el hecho de que esto está armado, porque la empresa Siclo Rural aprovechó esta situación para enviar mails a nuestros clientes con el artículo periodístico y diciendo ser ellos una mejor alternativa”.

Paralelamente mientras trabajan para poner todo a tono y volver a abrir las puertas de su empresa, descubrió que en la ruta provincial 5, en una zona denominada “la chanquería”, “se están comprando los bidones de agroquímicos y los están manipulando a cielo abierto, eso no tiene control y ese plástico evidentemente está ingresando en algún circuito sin ningún tipo de bioseguridad con un riesgo para salud y el ambiente enorme”.

Cuenta que no es necesario entrar en el monte para ver todos los bidones allí esparcidos por lo cual radicó las denuncias correspondientes y pidió que se investigue quien está detrás de esa actividad.

Me veo obligada a salir a los medios de comunicación para que esto se solucione, paralelamente con mi abogado hemos tomado todas las decisiones legales porque realmente hay un perjuicio muy grande, al punto que tuve que sacar una solicitada en un medio gráfico”.

Finalmente aseguró que si una empresa quiere prestar un servicio no es necesario utilizar “herramientas tan bajas” para captar clientes.


Comments are closed.