Clima en Salta

“Una obra debe mejorar la vida de una familia y aumentar el valor de una propiedad”, Patricia Lapenta

0


Compartí esta nota

Dossier Web conversó con la arquitecta y empresaria Patricia Lapenta. Con más de 22 años de experiencia en la construcción, asegura que cada obra plantea sus desafíos. Se define como “una emprendedora nata”. Creó su propia línea de accesorios, tiene una empresa de sanitizacion de ambientes, y lleva adelante el estudio “Pato Lapenta Arquitectura”.


Recorridos de obras, trámites en la Municipalidad, comprar materiales, reunión, curso, Mujeres Empresarias de la Cámara PYME y cena en familia. Estos podrían ser los condimentos de un día cualquier en la vida de la emprendedora salteña, Patricia Lapenta. Es arquitecta de profesión, y “emprendedora nata”. Durante una entrevista con Dossier Web aseguró que “las ganas, el estudio y no tener miedo” son las claves para mantener la proactividad empresarial.

Cuenta que esta mañana tuvo que negociar ideas, proyectos y cifras de dinero con ingenieros, albañiles, herreros, vendedores y clientes. La entrevista la da desde el auto, de fondo se escuchan las balizas.

Cuenta que es madre de cuatro adolescentes. Cree que su segunda hija seguirá sus pasos. “Tiene 21 años y trabaja, estudia y creó una fábrica de pastas caseras”. Ella trabaja desde los 17 años. Desde los 23 en la construcción, creando manualidades. Recuerda que la universidad la hizo en al mismo tiempo que visitaba obras y criaba a sus bebés.

“Hoy me dedico principalmente a la arquitectura. Soy encargada de proyectos, dirección técnica y ejecución de obra. Pero además tengo otras unidades de negocio”. Al parecer, fiel a su estilo, lo primero que describe es su nuevo emprendimiaento.

“Es una empresa de sanitizacion de ambientes y superficies. Somos distribuidores oficiales del único producto aprobado por ANMAT y Sanasa que acaba con el virus del COVID-19. Entre una lista muy larga de bacterias y hongos”, describe. Su nueva unidad brinda servicios y productos biotecnológico. “Fumigamos con nano particular. No deja manchas, no es corrosivo ni es toxico”, añade.

“Ese lo tengo desde que arrancó la pandemia”. Relata que a lo largo de su vida desarrollo su propia línea de accesorios de perlas y cristales, piezas elaboradas a mano, “se llama Olivia”. Aquí, ella también es encargada de trazar los diseños y crear las obras. “Todo el tiempo ando creando cosas. Con Olivia encontré algo que me gusta mucho, me da ingresos extras y me relaja”.

Capacitación

Para la empresaria salteña la formación es vital la creatividad y la supervisar los negocios. “Como hago dirección técnica, hago cursos de todos los procesos técnicos y constructivos de una obra”, cuenta que en su haber tiene cursos de: Aplicación de membranas, soldadura de caños, patologías de muros o pintura. “Para dirigir hay que saber de todo. Aunque no sea lo tuyo”, asi mismo entiende que emprender “lleva muchas horas. Y no solo de trabajo, sino de capacitación”.

La Arquitectura

“Todos los días recorro mis obras. Estoy presente en todos los momentos. Inclusive acompaño a los propietarios a comprar materiales”. Entiende que la personalización caracteriza los servicios de su estudio “Pato Lapenta Arquitectura”.  

Lo que más le gusta de la arquitectura es “la magia de la transformación”. No se detiene en el poder de “crear cosas de la nada”, o la posibilidad de “imaginar algo y después verlo materializado”.

Para ella, lo más importante de su profesión es que le permite “cambiar la vida de las personas”. “Es impresionante cómo una vivienda bien ilumina, ventilada o distribuida transforma”. Para ella un proyecto debe “mejorar la vida de una familia y aumentar el valor de una propiedad”.

Con 22 años de experiencia en la construcción, hoy asegura que “cada obra tiene su desafío particular”. Su camino cuenta con producción para clientes que puede ir desde grandes empresas a familias ganadoras de ProCreAr. “Gente que, si no fuera por el programa, nunca iban a llegar a tener una casa” recuerda.

Empresarias salteñas

Desde un barrio de Salta, o en Buenos Aires a cargo de la construcción de oficias de Nextel en Argentina. Lapenta considera que a los clientes “hay que salir a buscarlos”. Además, suma que “cada lugar y contexto define. Por eso hay que prestar mucha atención”.

Patricia forma parte del frente de Mujeres Empresarias de la Cámara PYME de Salta. Advierte que su experiencia en este espacio le permite asegurar que “en la provincia hay muchas mujeres emprendedoras y empresarias con mucha fuerza”.

No esquiva a las diferencias de género y explica que para ella el camino de la mujer en los negocios “no más difícil que para el hombre”. Pero reconoce que si es más complicado y “lleva más tiempo”. “Porque como madre no desatendes la familia, la casa y ni el trabajo”

A las nuevas generaciones de empresarias les recomienda abandonar el miedo. “No hay que tener miedo. Uno va aprendiendo y con el tiempo los errores se solucionan. Pero hay que crear y salir a vender”, concluye.

Dossier Web

Facebook

Instagram


Los comentarios están cerrados.